Home Destacados 5 Cosas que Haces y a tu Perro no le Gustan

5 Cosas que Haces y a tu Perro no le Gustan

0 0
Perro triste

¿Te has preguntado alguna vez qué diría tu perro si pudiera hablar? Quizás, diría que alguna de tus conductas con él son confusas y hasta te pediría que dejaras de hacerlas. Por eso, preparamos una lista con cinco malos hábitos que debes frenar para que tengas una relación sana con tu mascota. Ojo, esto es sólo una guía, puede que tu perro no reaccione mal con ellos.

1. Te comunicas con tu perro con palabras

A los perros no les importa mucho si les hablas en español, inglés, chino o cualquier idioma, porque no escuchan palabras con significante y significado, sólo reconocen sonidos. Por eso, lo ideal es que entrenes a tu perro para que realice una acción asociada a un sonido que tú emitas, acompañado de un gesto. Los perros pueden leer el lenguaje corporal, aprovecha esa cualidad para que se comuniquen más allá de las palabras.

2. Tratas a tu perro como si fuera un niño

Ok. Esto todos lo hemos hecho. Balbuceamos palabras cuando los acariciamos, le contamos a nuestros amigos las gracias de nuestras mascotas como si fueran hijos recién nacidos. Pero recuérdalo, tu regalón/a es un perro y se comportará como tal, corriendo para todos lados y oliendo lo que se le cruce en el camino. Tu “bebé” también es un animal que necesita disciplina en su vida para que no se convierta en una mascota frustrada. No hay nada malo en mostrar tu amor, pero primero está el ejercicio, luego la disciplina, y, finalmente, el afecto.

3. Actúas como compañero de juegos, no como líder

Es fundamental que desde que conozcas a tu perrito, actúes como líder de la manada. Pero cuando llegas a tu casa y se ponen a correr por todos lados con una pelota, las reglas cambian. Por lo menos han cambiado en su mente. ¿Cómo se supone que tu perro entienda el cambio de roles? Tú y tu mascota deben entender que el juego comienza sólo cuando los animalitos están en calma. Trata que tu perro no se confunda y siga tus instrucciones.

4. Tu perro se aburre

A veces,  los perros comienzan con síntomas raros. Quizás está masticando la alfombra, o corre en círculos en la casa. A menudo la solución para todos estos malos hábitos es la misma: tu perro se está aburriendo, quiere algo que hacer. Los perros no nacen esperando ser recibidos por una familia, con comida siempre que tienen hambre; ninguna criatura en el mundo animal lo hace. En la naturaleza, desde que son cachorros, los perros tienen que trabajar por su comida. Cuando se le niega su instinto natural, se sienten frustrados y empiezan a mostrar signos de comportamiento agresivo. Intenta crear carreras de obstáculos o entrénalo para que haga una tarea. Verás que se pondrá feliz instantáneamente.

5. Le transmites tensión y nervios a tu perro

Si te visita alguien que no esperabas o no te agrada, actuarás de mala manera frente a tu perro. Por lo tanto, tu mascota se volverá loca con la otra persona. Recuerda que un perro no sabe qué problemas puedes tener, sólo sabe que el líder de la manada está nervioso y probablemente, el reproducirá el comportamiento. Nuestros perros están muy en sintonía con nosotros, por eso necesitan calma y buenas energía para relajarse. Recuerda: Los perros son depredadores en su hábitat natural, por lo que si se ponen nerviosos, su respuesta siempre será atacar.

Escucha a tus perros con mucho cuidado, sus necesidades son muy simples. Si cumples con una buena comunicación, tendrán una relación feliz y amorosa.

Foto por: @Simmessa