Home Gatos Pasos a Seguir para Rescatar un Gato de un Árbol

Pasos a Seguir para Rescatar un Gato de un Árbol

0 0

Ya casi hace un año a mi novio le ocurrió algo que me enseñó que en Chile la burocracia siempre es la que manda.

Me fue a dejar a casa y mientras iba en el camino de vuelta, escuchó a una gatita en la cima de un pino. Trató de subirse al árbol para bajarla, pero estaba demasiado arriba, por lo que se hizo imposible. A lo Hollywood decidimos llamar a los bomberos para que bajen a la pobre minina de las alturas, y comenzó el melodrama.

Ocurre que un bombero no puede simplemente bajar a un gato así como así. Para hacerlo debe estar presente un ministro de fé, quien pueda asegurar la protección y bienestar tanto del gato como de quienes realizarán el acto de rescate. Además, este personaje es necesario ya que antes de que se realice el rescate una de las personas presentes debe hacerse cargo del animal. Como este incidente ocurrió ya entrada la noche; no era hora para llamar a un notario público, por lo que la única opción que quedaba, era un carabinero, o policía.

El problema es que ninguna patrulla de policía quería responder el llamado de auxilio de un joven por un gato. Por lo que la respuesta fue “no” en nueve ocasiones diferentes. Volvíamos a llamar a Bomberos, explicándole que ninguna comisaría aceptó acercarse al lugar para bajar a la gata, pero ellos insistían en que la presencia de un ministro de fé era necesario siquiera para mover una escalera de la estación.

Finalmente y casi como si fuera un milagro divino. Una patrulla de policías pasó por la calle de al frente, y entre un grupo de cuatro personas corrimos a perseguirla. A esas alturas había un grupo de casi veinte personas al rededor del árbol, por lo cual los policías, quizás por un tema de curiosidad, se detuvieron inmediatamente.

Finalmente llamamos a Bomberos, quienes con la presencia de la policía en el lugar, no tardaron en llegar con una escalera gigante y un grueso guante de goma que finalmente la gatita rasguñó completo mientras el Bombero la bajaba de la rama más alta del pino. Chilló en todo momento. Incluso hasta segundos después de que mi novio la agarró una vez en el suelo. Él se quedo con la pequeña, y luego le puso de nombre Roberta.

La lección que se puede sacar de todo esto es la siguiente:

Si alguna vez encuentras a un gatito atrapado en lo alto de un árbol, el primer paso es asegurarte de que puedes encontrar un ministro de Fé antes de contactar a los bomberos. A veces la mejor manera de conseguir a un policía en el lugar es ir a buscarlo, ya que en el centro de llamadas no te escucharán mucho si solo llamas por un gato en un árbol. Otra opción es caminar directo a una comisaría y buscar a un policía de buena voluntad que quiera ayudarte. Cabe recordar que aunque el policía no esté en horas de trabajo sigue siendo un ministro de fe. Entonces si tienes un familiar policía, lo mejor que puedes hacer es contactarlo y pedirle ayuda.

También recuerda que se debe determinar quien se quedará con el gato antes de que lleguen Bomberos; de otra forma no lo podrán bajar del árbol.

Ahora ¡Sal al mundo a rescatar gatos en árboles!